Paz para el Año Nuevo

Queridos amigos y colegas–

Acabo de volver de Connecticut donde visitaba a mi familia para la Navidad.  Allá sigue muy presente la tragedia de Newtown, donde murieron 20 chicos y 6 otros en el Colegio de Sandy Hook.  “Nosotros somos Sandy Hook,” dicen las pancartas en la Alcaldía de mi pueblo.  Las noticias informan sobre las vidas de los víctimas y sus familias, de las maestras y administradores que se sacrificaban para proteger a sus estudiantes, del joven Adam Landsky que disparó y de su hermano, erróneamente acusado, tanto como de la familia Landsky.  Y mientras vamos conociéndolos, se siente la pérdida de cada vida y cómo estas pérdidas nos disminuyen  como individuos y como sociedad.  Se siente también inspiración de los de la comunidad que respondieron a los eventos con tanto coraje y compromiso.

Uno se pregunta qué se puede hacer frente a este tipo de violencia tan sin sentido.  Todos buscamos identificar las causas y los culpables, y reflejamos sobre cómo lo podíamos haber prevenido.  Se discute las políticas públicas en cuanto a enfermedades mentales y los recortes presupuestarios al respeto.  Se discute el suicidio entre los jóvenes (más de 19,000 se suicidaron el año pasado en los Estados Unidos).  Algunos hablan del papel de   los medios y la cultura en la glorificación de la violencia como mecanismo para resolver  conflictos.  Tal vez lo más importante es que los eventos de Newtown han abierto la posibilidad de un debate público sobre la adquisición de las armas pequeñas.  Es un tema emocional y un tema importante en el diálogo sobre quiénes somos y quiénes queremos ser.   Espero que estos debates sigan y se concreticen en un consenso para una política pública que fortalece la prevención real en vez de más militarización.

Pienso mucho en Uds. en esta época de Navidad, que es una época de luz y nacimiento.  Pienso especialmente en los de Uds. que se han visto tocado por la violencia y han elegido buscar el camino de la paz.  Les deseo a todos un año lleno de esperanzas cumplidas y un compromiso renovado para un mundo más justo.  Que la paz viva en los corazones, en sus familias, y en sus comunidades.  Y que en el año nuevo florezcan el proceso de paz colombiano tanto como las infinitas iniciativas para construir la paz que hay por toda Colombia y por el mundo.

Feliz año nuevo.

Abrazos, Ginny

Advertisements

About Ginny Bouvier

Love reading, writing, thinking, and working with people to make the world a better place. Family and friends, yoga, travel, photography, perusing dessert menus keep me sane. Latin American enthusiast. Peace practitioner yearning for justice. Heading up the Colombia program at the U.S. Institute of Peace, but tweets and posts are my own.
This entry was posted in Adam Landsky, Bouvier, Colombia, gun control, Landsky, Latin America, Newtown, oslo peace talks, Peace, peace processes, peace talks, Sandy Hook and tagged . Bookmark the permalink.

7 Responses to Paz para el Año Nuevo

  1. Gracias Ginny por tu saludo de Navidad y Año Nuevo. Me alegra que hayas pasado con tu familia estas fiestas y que el dolor de los acontecimientos vividos en tu país y en el nuestro y en todo el mundo, no nos impidan ver con ojos de esperanza lo que continúa. Como tu lo dices, ver tantas personas de fe y fuerza tan grandes, como estas maestras, hace posible que conservemos el valor de la vida y la lucha porque esta sea cada día mejor, en puntos muy elevados.

    Continuemos este camino de unión y de fuerza de la esperanza, para continuar desarrollando ese punto de equilibrio que nos permita abrazar, consolar y lanzar la oportunidad en cada una de las personas y situaciones que el Dios Padre y Madre, nos coloque en este caminar de amor.
    Abrazos grandes. Normai.

    Like

  2. Luz Helena says:

    Ginny, this a good time to reflect on the two things from your message: arms control in your country and peace in Colombia. As to the first from my view the arms complex is an industry of death. I only hope that humanity as a whole will get to the point of not tolerating this mass produccion of death any longer. For the time being, I agree that restrictios have to be imposed in all armed people.
    As to the peace process in my country, I hope that you and others in the global community, who are aware of the complex realities involved in these negotiations, put pressure so as to open the spaces for citizens and organizations to meet face to face with the guerrilla team in Habana. For reconciliation, we have to make efforts to get to meet each other in other terms. I heard a very good argument from Father Francisco de Roux ¨recognize the moral option of the other ¨, una decision de conciencia. We ought to give them back their humanity and respect their option if want them back to recuperate confidance and trust that it is time to try other ways to overcome unjustice in Colombia. And these times they will not be treason to the accords.

    Like

  3. Eneida Herrerera says:

    Ginny. Me alegra que has tenido tiempo con tu familia y se que esto involucra a otros de la camunidad, No tenia la menor idea que el contecimiento te toco serca, Quiero decirte que siempre hay esperanza , por muy oscura que sea la noche hay un amanecer, tu eres una luz en ese amanecer , te mando un abrazo
    Eneida

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s